Tag Archives: Democracia

ANDAR


Harold Cárdenas Lema. Profesor de Historia de la Filosofía de la Universidad de Matanzas, Cuba: http://eltoque.com/content/las-posibles-alternativas-de-cuba

“Él publica:”

1) ¿Abrazarían los cubanos nuevamente la alternativa capitalista? Definitivamente. El día que la inercia social y el descontento sean lo suficientemente altos, con tal de que cambie algo, no dudo que un segmento amplio de la población apoye algún camino que nos separe de la Revolución… las medidas de los últimos tiempos, buscando sacar adelante nuestra maltrecha economía, podrían terminar saboteando por entero el sistema político imperante y creando condiciones para un futuro capitalista…

2) le entregarán el país a un segmento de la burocracia nacional que apoya el actual proceso de cambios, pero puede estar interesado en cambiarlo todo, precisamente, para que no cambie nada pués ellos de cualquier modo quedarían “arriba”.

3) o se podrían preservar las esencias del proyecto político cubano y romper con las medias tintas. Asumir que cualquier actualización del modelo cubano no sólo puede ser económica, sino política también. Visibilizar la gestión de los dirigentes del país en busca de un mayor consenso y protección contra casos de corrupción o simple incapacidad. Mejorar la comunicación entre el Estado y la gente, que no se trata sólo de representar los intereses populares, sino también rendir cuenta sistemáticamente ante el pueblo.

SE AVENTURA A DECIR:

Y podría seguir enumerando una lista interminable de mecanismos y métodos de dirección que son más participativos, más democráticos y por ende más socialistas: Una sociedad civil como garante…para que se logre es necesario un nivel de reconocimiento de los problemas actuales y de voluntad política que no estoy seguro tengamos aún.

 ¿DESPUÉS DE CASI 56 AÑOS, profesor Cárdenas, NO HAY ESA VOLUNTAD POLÍTICA­? ¡sorprendente! ¿cuanto más tiempo tendría que pasar para que la tengan?. Él continúa:

 el bloqueo externo (y real) que sufre el país, debe dejar de ser pretexto para justificar la mala administración y la pobre planificación de nuestros pocos recursos.

 ¿DESPUÉS DE 55 AÑOS de estar usándolo como causa para que tantas promesas quedaran incumplidas?

Sigue diciendo:

Lamentablemente, en Cuba las formas de hacer política no maduraron con el tiempo, se quedaron varias décadas atrás, mientras el mundo y el país cambiaron constantemente. Es como dice una canción cubana: “las nostalgias no valen para hacer hechizos”.

Ya el tiempo va tocando a nuestra puerta dejando claro que si no encontramos el camino rápido que nos saque de la incertidumbre, se va todo al diablo y nos toca hacer tabula rasa con una economía de mercado.

Ahora: ¿cuál es el papel del ciudadano en apoyo a la mejor alternativa? A través de la reflexión y el pensamiento crítico, tenemos que sacar a la sociedad civil de la marginación y el recelo al que la hemos condenado para convertirla en arma al servicio del proyecto nacional, al servicio de la opinión pública.

Si se logra fortalecer una participación popular que rompa la apatía y la ignorancia política predominantes, podremos influir activamente en la gestión estatal y regularla.

 …SI LOS DEJAN, PROFESOR. 

Así termina “su Entrada”:

 No temo a la socialización de la información y la toma de decisiones, la inteligencia colectiva siempre será superior a la de unos pocos. Este debe ser el camino a seguir, porque alternativas, no tenemos muchas.

¿DESPUÉS DE 6 DÉCADAS SE HAN DADO CUENTA DE ESTO?, ¡grandioso!, que es mejor que piensen muchos y no uno solo, ¡que bien! esto le debe haber tomado a usted todos los años de su vida darse cuenta. Lo más difícil profesor es que alguien los tome en serio, a todos los que dicen que ahora sí es la “vencida”, “el momento”.  Tuvimos una “vencida” en los 60 cuando la mayoría de Cuba esperaba y creía en las promesas, más allá de las cumplidas en los primeros 3 o 4 años de gobierno.

Tuvimos otra “vencida” en el 70 y después en el Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas que se diluyó en las miserias del Periodo Especial, la profunda crisis de los 90.

Ahora llega otra “vencida” que ya no conmueve a nadie, Nadie les cree, Nadie les sigue, Todos Temen, La mayoría sólo quiere largarse, a cualquier parte. Eso es Cuba, eso ha sido. Lo más triste es que no se sabe hasta cuándo. Son más de 11 lustros, más de 20 mil días en el poder una casta que no desea perder un solo beneficio que le aporta el sistema Feudal. Los reyes salientes sabrán sobre quien dejar la corona y a quienes darles las riendas del gobierno, los hilos secretos, maduros, irrompibles del poder de La Corte, para que nada cambie en mucho tiempo. Esta es la única verdad, mientras personas más o menos creyentes como el profesor publica sus entradas en “su blog”. -Esos blogs no son de ustedes, esos blogs son de los que mandan que son los que les dicen hasta donde pueden llegar. Ustedes son menos que marionetas, son fantasmas, no les queda de otra, no se sientan culpables, así han sido todos los reinos en la tierra, sólo El Rey puede mandar y decir que pensar. El les vende la religión de que se ha hecho todo lo mejor que se ha podido y allá van ciego u obligados por el caminito que dicta el amo. Él dice que están condenados a vivir con la pobre realidad e inteligencia que poseen, en lo peor de la periferia capitalista mundial. Es el mensaje positivo, de impulso, de empuje y arranque… hacia atrás. Es la desesperanza.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Cuba, EDUCATION, ESPAÑOL, España, Podemos, PSICOLOGÍA, Silvio Rodríguez Domínguez, Silvio Rodriguez, USA, Venezuela

CULTURA y RELIGIÓN


Es imposible aspirar a una cultura martiana sin conocer la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, y sin tener una noción general de las mitologías prehispánicas, así como del hinduismo y el budismo.

El cristianismo sin iglesia, que es el de José Martí, está formulado en las páginas 391-392 del tomo 19 de sus Obras completas.

…hemos de acercarnos a las cosas no desde nosotros mismos sino desde ellas mismas… también en política, buscando, más que la mera tolerancia, la activa fraternidad. (…)

AUTOR: Cintio Vitier

***

el gobierno cubano ha mantenido a Cuba aislada, a cada cubano alejado DEL RESTO de la Humanidad y de la religión; es la única manera de preservar la “Revolución”IMG_0039-0

Leave a comment

Filed under Cuba, EDUCATION, ESPAÑOL, España, HUMAN HEALTH, México, Podemos, PSICOLOGÍA, Silvio Rodríguez Domínguez, Silvio Rodriguez, USA, Venezuela

¿REVOLUCIÓN — o — FIESTA DE INCAPACES?


image
Guillermo Rodríguez Rivera (GRR) afirma:

GRR: Las verdaderas revoluciones son siempre difíciles. Che Guevara sabía algo de eso y decía que, en las verdaderas, se vence o se muere, porque una revolución no es una tranquila, pacífica obra de beneficencia, como cuando las encopetadas damas de la alta sociedad salen a hacerle caridad a los que no tienen justicia. …es un vuelco, una ruptura, un abrupto cambio de perspectiva. Es cuando los oprimidos dejan de creer en que los que mandan –los que los oprimen– tienen la verdad de su lado, y piensan que el mundo puede ser diferente de como ha sido hasta entonces. Pero claro que los opresores no se resignan a abandonar sus posiciones de dominio y luchan a vida o muerte por ellas, aunque aparentemente, los “otros” sean sus connacionales: enseguida se enajenan de la mayoría del pueblo, porque las revoluciones –no los golpes de estado– siempre son obra de la mayoría…

MAS ADELANTE NOS REGALA UNA EXPLICACION DE LA EXISTENCIA DE ESA MAYORIA:

GRR: Para Blades, el programa político del chavismo “obviamente no es aceptado por la mayoría de la población”. Lo que quiere decir que la mayoría que eligió a Maduro, no lo es.  Blades ignora las 18 elecciones ganadas por el chavismo y el casi 60% de votantes que el PSUV obtuvo en las elecciones de diciembre –que la derecha dijo que sería un plebiscito– y declara mayoría a los representantes de la vieja derecha derrocada por Pablo Pueblo, porque ese hombre –nos recordó Neruda–  despierta cada doscientos años, con Bolívar.

EN UN COMENTARIO EN EL BLOG DE SILVIO ABUNDA:

GRR: en Venezuela se hacen elecciones transparentes –hasta el centro Carter lo dice– y hay, –único en el mundo– un referendo revocatorio a mitad del mandato del presidente.

http://segundacita.blogspot.com/2014/02/que-fallo.html?showComment=1393355274533#c361439806942702922

DIJO: “hasta el centro Carter lo dice”. Lo que calla GRR es que una “revolución” ocupa todos los poderes, ¿entonces como puede hablar de árbitro en una elecciones? en cuanto al Centro Carter, ha quedado muy mal parado pues es evidente, según el propio GRR como verán a continuación, que correrán hasta las cabezas, literalmente, y que “no puede hacer felices a todos”, que hasta Bolivar firmó un decreto a muerte. ¿que esperar de un simple Concejo Electoral, a todas luces permeado hasta los huesos por el elemento “revolucionario” que ha dejado El Mejor Amigo de Cuba, huguito, como le llama su papá Fidel, digno ejemplo de lo que es una Gran Sangrienta y Represora ¨”Revolución”´

GRR: …el cantautor Rubén Blades, hace años uno de los abanderados de la canción social en                       América Latina, expone su concepto de revolución:

            Para mí, la verdadera revolución social

            es la que entrega mejor calidad de vida a

            todos, la que satisface las necesidades

            de la especie humana, incluida la necesidad

            de ser reconocidos y de llegar al estadio

            de auto-realización, la que entrega oportunidad

            sin esperar servidumbre en cambio.

            Eso, desafortunadamente, no ha ocurrido

            todavía con ninguna revolución.

Ni va a ocurrir en ninguna revolución verdadera, Rubén. No era sino la voluntad de mejorar la calidad de vida de la gente lo que inspiró la Reforma Agraria cubana, que entregó parcelas a miles de campesinos sin tierra y, esencial para procurar mejor calidad de vida, fue la alfabetización cubana de 1961, –porque no hay autorrealización sin saber leer– pero enseguida llegaron la invasión de Bahía de Cochinos y el bloqueo económico que es repudiado cada año en la ONU, aunque acaba de cumplir 52. -Me fascina esa idea de que una revolución social “satisface las necesidades de la especie humana”, y claro que eso solo lo hace una revolución cuando se la ve históricamente: no habría democracia ni derechos humanos sin la prédica de los iluministas: sin Voltaire, Montesquieu, Rousseau, pero los que llevaron adelante esas ideas en la práctica, los que las impusieron como “necesidades de la especie humana” –Danton, Marat, Robespierre, porque las monarquías gobernaban por derecho divino– guillotinaron a la aristocracia francesa que se rebeló contra ellas, la aristocracia que ahogaba en sufrimientos, en miseria los derechos de los sans culottes, acaso los que Evita Perón llamó en su momento “los descamisados” y Martí “los pobres de la tierra”. El tiempo ha pasado, nos recuerda Blades, pero los derechistas venezolanos llaman “los tierrúos” a esos pobres sin zapatos que ellos explotan en el siglo XXI. Es imposible que una revolución haga felices a los dos grupos, porque la revolución va a dar justicia, y hacer justicia no es una fiesta de cumpleaños.

Es decir que nunca ha habido una revolución social como entiende Blades que debe ser. ¿Será que él no sabe lo que es una revolución social? Según se deduce de lo que escribe, no lo ha sido ni la inglesa, ni la francesa, ni la rusa, ni la mexicana, ni mucho menos la cubana que lideró Fidel Castro. Presumo que tampoco la venezolana de hace doscientos años, pese a que Blades escribe de esa Venezuela que ama como “el pueblo de Bolívar”. Y ¿qué hizo el Libertador? ¿Una tranquila y plácida obra de bienestar social? No gritó Patria o Muerte, sino que firmó un decreto de guerra a muerte para los enemigos de la patria, que eran los de la revolución.

“la revolución va a dar justicia, y hacer justicia no es una fiesta de cumpleaños.” Pero GRR y el Centro Carter creen (!) en la bondad de estos amorosos nuevos “revolucionarios” del siglo XXI, ellos son distintos, pero al mismo tiempo iguales (según GRR): nos encontramos con algo tan común en el discurso de estos descarados, plagados de contradicciones que saltan tan burdamente a la vista y útiles sólo para engañar a tontos. Entonces se le ocurre a GRR irse al otro extremo y, si Blades dice que no ha habido revoluciones verdaderas, el clama desde el cenit de sus golpes de pecho y erudición, que:

No era sino la voluntad de mejorar la calidad de vida de la gente lo que inspiró la Reforma Agraria cubana, que entregó parcelas a miles de campesinos sin tierra y, esencial para procurar mejor calidad de vida, fue la alfabetización cubana de 1961, –porque no hay autorrealización sin saber leer–

nos encontramos con que todo el que repartio tierras y enseñó a leer tiene ya, porque GRR así lo ha decretado, su Revolución (!)

nos encontramos tambien con la joya:

Me fascina esa idea de que una revolución social “satisface las necesidades de la especie humana”, 

nos estamos enterando, gracias a GRR, que no es para eso la revolución, Ojalá algún día nos revele para que es, además de para arrancar cabezas, y repartir justicia pero no como en una fiesta de cumpleaños…es un descalabro, una locura, es una fiesta en la que esa mayoría dice basta ya, ¡y allá va eso! una fiesta donde tiene que correr mucha, mucha sangre.

Pero hay otras revoluciones de las que este exquisito erudito no quiere hablar. Algunos ejemplos:

  • Hungría 1867: Los húngaros logran arrancar su autonomía a Austria por métodos de acción no-violenta.
  • Finlandia, 1905: Los Finlandeses consiguieron una relativa independencia de la Rusia Zarista, después de una huelga general y de acciones no-violentas y de no-colaboración.
  • India y Pakistán: En 1940 se inicia la fase final de la gran acción y campaña de Gandhi en la India. Con una clara, inteligente y organizada estrategia de lucha no-violenta, pone en jaque a uno de los grandes imperios de la época y consigue la liberación de la India y Pakistán.
  • El Salvador: En 1944 se dio un hecho poco conocido, el dictador Martínez fue obligado a dimitir y a huir al extranjero por medio de una acción organizada totalmente mediante la metodología de la No-Violencia Activa. Un hecho extraordinario que no se volvería a repetir en dicha nación.
  • Estados Unidos: En 1955, el reverendo Martin Luther King inicia la campaña contra el segregacionismo racial por medio de la ‘noviolencia’, llamando a boicots (como el de los autobuses en Montgomery, Estado de Alabama) y otras acciones políticas noviolentas (sentadas, ocupaciones de cafeterías segregadas, los viajes de la libertad, etc.), obteniendo resultados concretos en beneficio de la población afroamericana de ese país. Posteriormente se uniría al movimiento contra la guerra de Vietnam, hasta su asesinato.

    Martin Luther King Jr apóstol de la No-Violencia activa por los derechos civiles en Estados Unidos

  • Movimiento contra la Guerra de Vietnam: Fue el primer movimiento que aplicó exitosamente la noviolencia contra la guerra en EE. UU., después de Thoreau, en general (salvo incidentes violentos aislados) el movimiento aplicó en forma masiva y exitosa la desobediencia civil a través de marchas, tomas de edificios públicos y manifestaciones multitudinarias, principalmente de estudiantes universitarios. Este movimiento contó con el apoyo de afamados artistas internacionales como John Lennonentre otros. A pesar de su carácter pacífico, el movimiento soportó represiones violentas, entre las que se destaca la Masacre de la Universidad Estatal de Kent.
  • Polonia: En 1980, Lech Wałęsa, junto con el sindicato Solidaridad inicia una huelga a la que luego se sumarían todos los sindicatos independientes, lo que derivó en una campaña, por la no violencia activa, que puso fin al régimen comunista en Polonia.

por supuesto, sí habla de las agresiones del poderoso imperio (el norteamericano), eso no puede faltar en un discurso que se respete, pero si puede faltar la adhesión de Cuba al Imperio Soviético segundándolo o siendo protagonista en los 5 continentes con la vana esperanza de que resultara vencedor en la Guerra Fría incluso a costa de la desaparación de toda la humanidad (Crisis de Octubre), nada… son detalles que se le escapan o no le conviene mencionar.

LUEGO TERMINA:

GRR: …Blades no sólo lo proclama ahora en esa respuesta a Maduro, sino que lo cantaba en sus canciones latinoamericanistas: “de una raza unida, la que Bolívar soñó”. Entonces, ¿el intento de realizar el sueño de Bolívar no es el proceso integrador que emprendió Chávez, y que enfrenta a un imperio que nos quiere divididos, sino que únicamente servirá para mover el culo bailando salsa? Y cantar a voz en cuello: “A to’a la gente allá en los Cerritos que hay en Caracas protégela”. A “to’a esa gente” la protegen, además de María Lionza, los médicos de Barrio Adentro, porque esos que gritan y agreden en las calles no se ocuparon jamás de la salud de los venezolanos humildes.

Tal vez fue María Lionza la que los mandó a bajar de los Cerritos, cuando el golpe de estado de abril de 2002, para sitiar el ocupado palacio de Miraflores y exigir el regreso del presidente que habían elegido.  No te dejes confundir, Blades, “busca el fondo y su razón”, y trata de entender las revoluciones de la historia, no las que soñamos para tranquilizarnos.

…Tengo vivo el recuerdo de ese extraordinario salsero que es Oscar D’Leòn, cantándole, en los años ochenta, a un público cubano que lo adoraba, que llenaba un coliseo de 15 mil localidades para escucharlo y cantar con él. Lo recuerdo feliz, arrojándose al suelo del aeropuerto de La Habana para besar la tierra de la isla al partir y, a las semanas, lo vi abjurando de su viaje a Cuba, cuando los magnates del disco en el Miami contrarrevolucionario, lo acusaron de comunista por cantar en La Habana, y amenazaron con cerrarle todas sus puertas, que eran también las más lucrativas de su realización como artista.

Oscar sabía que esa derecha, esa burguesía –y mucho menos el poder imperial que tenían detrás– no bromeaban: a Benny Moré, que era el mejor cantante de América Latina, la RCA Víctor no le grabó un disco más cuando decidió quedarse a vivir y a cantar en la Cuba revolucionaria.

Todo me lo explico, pero tengo la tristeza de que ya no podré escuchar a Rubén Blades como ese cantor de nuestra América que quiso ser.

Lanza esa frase audaz, inteligentemente manipuladora de incautos: “porque esos que gritan y agreden en las calles no se ocuparon jamás de la salud de los venezolanos humildes.” Para luego terminar, brillantemente manipuladoramente, mezclando a Oscar de León y hasta el mismo Benny Moré con sus vicisitudes de hace 3 décadas uno 6 el otro, pero nada dice de Juanes, Olga Tañón y otros tantos que hace unos 4 años cantaron en Cuba y nada les ha pasado. Tampoco habla de cuanto joven universitario, y anciana y mujer pobre plagaron las calles de Venezuela pidiendo un país mejor…eso sí, el modo en que fueron tratados demuestra que esta “revolución” es muy “bonita”, muy “justa” y muy “respetuosa”. Es digna de lo que son, sólo ellos sin traer a cuento a cuanto personaje se le ocurre a GRR de los últimos 250 años de la Historia Universal…, sólo ellos, estos descarados esbirros, son unos criminales y nada tienen que ver con Bolivar y Martí, no mezcle lo mejor de nuestros pueblos con esta Mierda que hay ahora, llena de moscas e imponderables delirios de grandeza. Son cerdos, punto. Y tu GRR, eres un manipulador. Terminas tu Discurso Oficial diciendo

“tengo la tristeza de que ya no podré escuchar a Rubén Blades como ese cantor de nuestra América que quiso ser.”   

más adelante te das cuenta que no debes lucir como un intrancigente, como son todos los revolucionarios y las revoluciones según tú, y como están llenos de Odio todos los contrarevolucionarios de todos los tiempos… y entonces terminas tu comentario en http://segundacita.blogspot.com/2014/02/que-fallo.html?showComment=1393355274533#c361439806942702922

Claro que hay que seguir oyendo las buenas canciones de Blades. Yo oigo con muchísimo placer a Frank Sinatra, que dicen que era mafioso. ¿Cómo no voy a oír a Rubén que solo cometió el pecado de no ser consecuente?

Primero dices que no lo escucharás como el cantor que quiso ser, luego dices que claro que lo seguiras oyendo… me imagino que No como el cantor que quiso ser, ¡tremendo enredo!, tú sabrás si le cuentas o no a tu psiquiatra, aunque dudo que lo tengas, tú como Silvio morirán en la Mierda felices, eso es lo que le cuadra a los hombres “despiertos”. Ante tanta incongruencia no me extrañaría enterarme que estás en la comisión que impide que ciertos artistas de escuchen en Cuba y al mismo tiempo los escuches a escondidas, la Doble Moral y la Triple y cuantas hagan falta siempre son tan necesarias en esas “revoluciones”. Descarao. Eres un mediocre. Repites tu discursito sin tener las más mínima idea de que todo envejece, hasta los argumentos. Y si no puedes andar a tono con las nuevas formas de lucha, al menos debes de ser capaz de dar respuestas adecuadas “a las formas de ver” actuales: pero representas Dinosaurios Políticos embaucadores, estafadores, todo eso, tal vez lo único, que abunda en Cuba para su profusa exportación.

Cada cual hace el discurso que le conviene, que les hace sentir justos, limpios y felices. A muy pocos les importa hablar de la verdad. Unos porque no saben, otros porque no la ven, otros porque no la quieren ver. 

Leave a comment

by | 2014-12-23 · 12:00 AM

en cuba Todos robamos


image

image

image

image

image

image

basado en un escrito de Guillermo Rodríguez Rivera*

Alguien pensó que en un país donde nadie trabajara, las cosas irían bien.

En marzo de 1968, hacía unos buenos 9 años que todos los sectores fundamentales de la economía cubana eran manejados por el Estado y el Gobierno. Todas las industrias de importancia, todas las grandes fábricas, toda la banca, más del setenta por ciento de todas las tierras del país, los centrales azucareros, la minería, la extracción y refinación del petróleo, todo el comercio de exportación e importación, todas las líneas de carga por camiones, los ferrocarriles, la líneas de autobuses urbanos e interurbanos, los grandes hoteles, las grandes tiendas, los grandes centros de entretenimiento, la prensa, la radio, la televisión, los centros educacionales y de salud y a ello habría que añadirle un largo, casi interminable etcétera, los poseía y los hacía funcionar el Estado cubano.

¿Quedaba algo fuera del aparato estatal? Quedaba, cómo no. Quedaba una impresionante red de pequeños centros de elaboración de innumerables productos, la red del comercio minorista de las ciudades –bodegas, panaderías, carnicerías, puestos de frutas y viandas, pescaderías, fondas, mínimos restaurantes, bares (sólo en La Habana había 880), gasolineras, quincallas, talleres de diversos rubros: de mecánica automotriz, de arreglos de electrodomésticos, poncheras, barberías, peluquerías, heladerías, etcétera, etcétera, etcétera.

Todo esto era una suerte de infraestructura de economía popular, que subsistía al amparo de la familia.

Todos estos pequeños negocios fueron “intervenidos”. Se había llegado a unos extremos que jamás habían soñado Marx y Engels: la socialización del puesto de fritas. Una clara mayoría de estos negocios fueron simplemente cerrados, no estatalizados, porque todo este laberinto productivo y comercial –hondamente relacionado con la vida real– estaba hondamente reñido con los modos de organización del Estado cubano, y yo diría, con los de cualquier Estado. Simplemente, no podían ser asimilados por el elefantiásico Estado.

Si un hombre tenía una mínima ponchera, digamos, en el patio o el garaje de su casa, no había otro personal que él mismo. El propio sujeto era propietario del lugar o lo tenía rentado; el mismo, que reparaba el ponche en el neumático, daba mantenimiento al equipo que utilizaba para hacer su trabajo, limpiaba el lugar y se procuraba los insumos que eran necesarios para “coger” el ponche porque, si no podía comprarlos producidos por alguna empresa estatal, siempre habría algún productor privado con quien arreglar el suministro de esos insumos imprescindibles para realizar su trabajo. El propio ponchero cobraba al cliente y administraba las realmente modestas entradas del negocio. De ellas vivían, también modestamente pero sin que nada esencial les faltara, el operario y su familia.

Cuando la exigua ponchera fue estatalizada, tuvo que ser asignada a alguna empresa que reuniera a poncheros o, si ello no era posible, al menos tuvo que reunirse con practicantes de oficios semejantes. El humor popular, por esos años, hizo surgir entidades insólitas, como fue por ejemplo la ECOCHINTIM, esto es, la “Empresa Consolidada de Chinchales y Timbiriches”.

Pero cada una de estas unidades debía tener, al menos, un administrador, un responsable de mantenimiento y un auxiliar de limpieza, además de mantener el local, pagar la mensualidad del teléfono, y ya no había una persona y su familia a mantenerse con los ingresos de la microponchera, sino que eran al menos cuatro familias las que debían vivir de esas magras entradas.

Alguien debió calcular cuánto descendieron los volúmenes de producción o la cuantía de los servicios en estos negocios estatalizados y cuántas nuevas dificultades aparecieron para caer encima de las que ya soportaba la población, pero por esos años se decidió que los contadores públicos tampoco debían existir.

Hacía seis años que se había decretado el bloqueo económico, comercial y financiero por el gobierno de los Estados Unidos. Ese mismo año de 1962 apareció la libreta de abastecimiento y los cubanos debimos enfrentar una creciente desaparición de las piezas y los recambios en un país que estaba casi totalmente montado sobre tecnología norteamericana, desde los tomacorrientes de la electricidad hasta las cocinas de los hogares.

En esas circunstancias, el valor de los operarios que ejercían los oficios que solucionaban los problemas que son inevitables en la vida cotidiana, ideando incalculables innovaciones y sustituciones, crecía claramente. Pero esos oficios –el electricista, el plomero, el carpintero, el mecánico, el cristalero, el cerrajero, etcétera, etcétera– que se trasmitían de padre a hijo por generaciones, empezaron a ser denostados: se les llamaba a los que los ejercían, despectivamente, como a los vendedores callejeros, merolicos, tomando una expresión extraña al léxico cubano, que llegaba de una telenovela mexicana.

En las calles de Cuba, donde habían aparecido pregones inmortales como “El manisero” o las “Frutas del Caney”, surgió un género insólito que cabría llamar el antipregón. Uno veía a un señor conversando animadamente en una esquina de Centro Habana, y cuando cruzabas a su lado, el tipo bajaba la voz hasta ser casi un susurro y te decía, como quien comunica la contraseña de un espía: “Maní”.

Eusebio Leal, historiador de La Habana, para la noble y extraordinaria tarea que ha sido y es la restauración de la ciudad, ha tenido y tiene que recuperar algunos de esos oficios durante estos últimos 25 años, oficios que la Ofensiva del 68 condenó prácticamente a la extinción y que la necesidad nos ha estado trayendo de vuelta. En aquel entonces ejercerlos fuera del Estado se convirtió en actividad ilegal, fuertemente multada por las instancias jurídicas correspondientes. Lógicamente, ser practicante de un oficio había devenido delito y, consecuentemente, los precios del trabajo de esos oficios, se encareció y todos empezamos a robar y a delinquir para subsistir, pues como esa actividad no era permitida, en ninguna tienda estatal se vendían los insumos que estos operarios necesitaban y los negocios privados que podían procurarlos, habían desaparecido. Por tanto,  los operarios que habían decidido continuar trabajando a pesar de la prohibición, tenían que procurarse esos insumos por vías fraudulentas, porque la legales estaban cerradas. Pero la vida es infinitamente más fuerte que todas las burocracias: a pesar de que los sabios funcionarios habían decretado como ilegal y capitalista el trabajo de los plomeros, la desviada, la diversionista pila del agua del fregadero empezaba a gotear y había que cambiarle la zapatilla o sustituirla. Y había que conseguir los insumos, la zapatilla o la llave misma, allí donde único los había: en los incontrolados almacenes del Estado, que almacenaban infinitas cosas que envejecían, se deterioraban allí sin usarse. La única puerta abierta era la del robo.

Los comercios que tenían que ver directamente con el diario abastecimiento de las familias –bodegas, carnicerías, panaderías, lecherías, etcétera– habían sido operados durante los primeros años del racionamiento, desde 1962, por sus dueños.

Recuerdo a esos dueños de bodegas que permanecieron en la Cuba socialista y que manejaban sus comercios con una honradez que hoy se echa de menos.

Hasta entonces, el detallista estafaba a su cliente, si lo hacía, dándole una “libra” de catorce onzas. Pero eran pocos los que incurrían en ello: se habían habituado a tratar con una clientela que era su vecina, y sabían que debían ganarse esa clientela que, antes del racionamiento, podía comprar libremente en cualquier tienda de víveres. Estos viejos pequeños propietarios vivían decentemente, pero ninguno se había enriquecido vendiendo arroz, frijoles, aceite, azúcar y café.

En lugar de Vicente, el hijo cubano de gallego que vendía en una bodega de la calle 22 del Vedado, empezaron a aparecer unos administradores y bodegueros nombrados por la empresa del MINCIN que traían como aporte esencial al comercio cubano la creación de la “libra” de doce onzas que, en ciertos comercios, ahora ha llegado a ser de diez y hasta de ocho.

Paulatinamente, los consumidores empezamos a darnos cuenta de que la Ofensiva Revolucionaria que había querido estatalizarlo todo y hacer total el socialismo, había ido creando una serie de negocios privados sostenidos por el Estado.

Por ejemplo:

Visito con cierta regularidad un establecimiento de pan y dulces en el que habitualmente compro el pan que la familia debe consumir por varios días. Allí, como en otras unidades de la cadena del pan, se comercializa un pan de contextura suave, a 3 pesos la unidad. Resulta más agradable, más fácilmente conservable y de más calidad que el habitual pan de 10 pesos que se vende en la misma cadena, y al que no le ponen la grasa que debe llevar.

La última vez que llegué a la panadería de la que hablo, estaban colocando en los mostradores los panes suaves, pero me pareció enseguida que esos debían tener otro pecio, porque eran casi la mitad del tamaño de los que habitualmente vendían allí. Cuando pregunté, el panadero me informó que esos panes también valían 3 pesos cada uno.

Obviamente, producir uno de esos panes llevaba como mínimo un 40% menos de la harina, la grasa y la levadura que se emplea para hacer el pan con el peso establecido. Si ese cálculo que hice “ojo de buen cubero” se aproxima a la verdad, cuando la panadería vende 100 de esos panes, está empleando en ellos únicamente el 60% de la materia prima que tenía asignada para confeccionarlos. Hay un 40% de materia prima que no se empleó y que los operarios usarán después en producir más de 60 panes que venderán al mismo precio y se embolsarán el importe de la venta. Ellos y el administrador de la unidad que debía chequear el peso del pan que vende.

Así pues, el Estado mantiene el local de la panadería y su equipamiento, la surte de harina, grasa y levadura, paga la electricidad que consume y los salarios del administrador y de todos los trabajadores, que disponen además, fraudulentamente, de un 40% de las ganancias, que se obtienen vendiéndole al pueblo un pan que pesa mucho menos de lo debe pesar. Cualquier pérdida de la panadería –un saco de harina que se eche a perder, por ejemplo– es asumida en su totalidad por el Estado. El neoliberalismo jamás soñó empresas capitalistas con tales ventajas.

Los servicios informativos de la Televisión Cubana trasmiten unos éticos y combativos cortos en los que los usuarios discuten con los detallistas y exigen victoriosamente el peso que pagan.

Esa es una cómoda, injusta y cargante manera de decirle al pueblo que su deber es exigirle al que despacha, porque nadie le exige al administrador que debe vigilar y sancionar al que maltrata o roba a sus clientes. ¿No será que el administrador participa en las ganancias?

Creo que debe pensarse mejor el empleo de esa consigna que aparece a menudo en nuestros medios: tal actividad “es tarea de todos”.

Es importante concienciar a la población sobre temas que son de su interés, y que irán mejor si el pueblo asume su papel en ellos como son, por ejemplo los temas de salud y medio ambiente, pero ello no puede servir para olvidar que toda tarea tiene un responsable que cobra por hacerla: el orden público, la protección a la propiedad colectiva e individual, por ejemplo, no es tarea de todos sino, esencialmente, de la PNR. Cuando decimos que algo es tarea de todos, podemos disolver la responsabilidad de quien verdaderamente la tiene.

El proyecto socialista cubano siempre tendió a “poner la carreta delante de los bueyes”. El Estado revolucionario cubano garantizó, desde su misma aparición, pleno empleo al pueblo cubano. Pero debía tenerse en cuenta que muchos de esos puestos de trabajo no tenían la correspondencia en la producción o la actividad en servicios que hacían los que los ocupaban. Se hacía más bienestar social que economía. Se inflaron las plantillas: 

Se estimuló a todos a robar.

Esa tendencia no disminuyó nunca, y sus resultados han hecho crisis varias veces, sin que se fuera nunca al fondo del problema. El país casi se arruinó a raíz de la Ofensiva de marzo de 1968 y de la utópica zafra de 1970, que quiso ser un avance decisivo para conseguir la independencia económica de la nación. La solución a los problemas que entonces se generaron, fue la entrada de Cuba en el C.A.M.E, lo que palió muchas insuficiencias de la economía cubana. Ello, hasta el fin de la URSS y del campo socialista europeo, que nos hizo entrar en el crítico “período especial”

Nos ha salvado de males mayores, en la última década, la aparición de una Venezuela revolucionaria y del proyecto integrador del ALBA.

Si se quiere “desinflar” esas plantillas en las que casi todo el aire lo ha puesto la política del Estado, habrá que permitir que los que pierdan sus improductivos puestos laborales, puedan hacer cualquier actividad que no sea delictiva, porque hacerlos abandonar sus empleos para echarles encima el mar de prohibiciones que existen para realizar cualquier trabajo, ha mandado directamente a esa masa a delinquir, porque esa ha sido la única manera que han tenido para subsistir ellos y sus familias.

Leave a comment

Filed under EDUCATION, ESPAÑOL, PSICOLOGÍA

ELLOS SABEN QUE ESTO PODRÌA SÈR EL FINAL|…si no lo hacen despacio, como andando en la oscuridad


http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/11/21/201ccuba-no-se-esta-proponiendo-un-socialismo-de-mercado201d-jose-luis-rodriguez-3692.html

IMG_0039-0.PNG

Leave a comment

Filed under EDUCATION, ESPAÑOL, PSICOLOGÍA