A descansar a la Habana (parte 3.1): La némesis Habana


Un Pedacito de Cuba

En medio de aquel rico debate, el carro del amigo de mi tía atravesó las profundidades del majestuoso túnel que entra por el Este de la Habana y sale al centro de su corazón. Que para el turista es no más que un túnel. Pero para el que nació en la Habana, son 733 metros de recuerdos – de aquellos tiempos en que en carros embuchados de no menos de 10 jóvenes, comida y ron, nos llevaban a las Playas del Este a pasarnos el día, a tomar, nadar, comer y romancear… (exactamente en ese orden).

Y como siempre pasa después de ese túnel, la Habana deja caer la bata de su fachada y desnuda su belleza magistral ante tus ojos. Y te deja boquiabierto como dejaría una némesis desnuda a un hombre. No importa cuántas veces hayas cruzado ese túnel. Siempre es lo mismo. Caes en la Habana, y su…

View original post 92 more words

Advertisements

Leave a comment

Filed under PSICOLOGÍA

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s