1.4


…vehemente, y seguía aferrado a mí en una forma extraordinaria, que acogí algunos cursos extras, los que se llamaban Corredor de Aduanas y Perito Mercantil. Estos diplomas me permitían trabajar como corredor de aduana si así lo hubiera decidido. Durante todos estos años de estudio conocí a un joven que también era estudiante de la Escuela Profesional de Comercio. Su nombre era Jose’ Miguel. Nuestro noviazgo duró cinco años, éramos fieles enamorados, y tal parecía que esto existiría para siempre. A los cinco años nos casamos, el dia 27 de diciembre de 1951, en la ciudad de Santa Clara, Provincia de Las Villas. Nuestro noviazgo e ideas de matrimonio no eran muy bien aceptadas por su familia por el hecho de diferencias de clases y edades. Decían que éramos muy jovenes aún, sin embargo nos casamos y nacieron dos hijos de nuestra unión, el mayor, Miguel Angel, nacido el día 16 de junio del año 1955, y el segundo llamado Juan Patricio, nacido el dia 20 de mayo del año 1959. Cuando Miguel Angel cumplió dos años yo comencé a trabajar como auxiliar de contabilidad en un almacén de quincallas, donde el dueño era un hombre de muchas cualidades para sus empleados, a los cuales daba beneficios y muy buen sueldo. Mi esposo empezó a asistir a clases en la Universidad Central de Las Villas. Yo no pude hacerlo pués tenía la responsabilidad de cuidar de Miguel Angel durante la noche, porque en el día mi mama cuidaba de él.
Todo marchaba bien, aunque con algunas dificultades, porque sus padres logicamente tenían adoración con su hijo por ser el único varón, y nosotros éramos unos esclavos, perrnaneciendo siempre en la casa los fines de semana para recibirlos a ellos, y prepararles buenos platos de comida.
Yo siempre traté de comportarme lo mejor posible en esta situación, la cual no era nada lisonjera. Si íbamos a salir a cualquier lugar había que comunicarse con ellos, informando, pues ellos vivían fuera de la ciudad de Santa Clara. Cuando teníamos vacaciones íbamos a donde ellos Vivían, que era en el batey de un central demolido llamado Lequeitio. Era una inmensa casa con diez baños y muchos cuartos, en altos y en bajos, muchos de ellos sin uso alguno. La mitad de la casa estaba deshabitada, los que la habitaban eran los murciélagos. El dueño del central había mandado a construír una casa pequeña, y se fue de viaje a Europa y cuando regresó y vio el palacio que se estaba construyendo murió de un ataque al corazón. Esta casa tenía todo lo mejor que existía en losas de cerámica. Era realmente un palacio dormido en un campo solitario. Así queda terminado el primer capítulo de mi biografía real y exacta.

Advertisements

Leave a comment

by | 2014-12-10 · 11:46 PM

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s