ciudadanos ¿de qué país?


Por: Lilibet Enriquez Infante

Debo aclarar, en primer lugar, que llegué a esa “reunión” por casualidad. La verdad, ni siquiera sabía sobre qué se trataba hasta que llegué allí. Desde hacía semanas mis antiguos compañeros de la facultad me preguntaban por una supuesta actividad que la Upec organizaba para los recién graduados de periodismo. Como yo trabajo en la Upec, todos asumían que debía saber el motivo y el programa de ese encuentro. Pero yo no sabía nada, ni tampoco sabían quienes trabajan aquí.

Luego supe, por otro amigo que ya había hecho las averiguaciones pertinentes, que se trataba de un encuentro en la Casa de la prensa de La Habana. Y hacia allá fuimos, aun sin saber la agenda de la mañana. Estábamos citados, y a esa altura seguíamos pensando que sería una fiesta de bienvenida o algo por el estilo.

Pero no era eso, sino una “reunión de presentación” para que los periodistas que acaban de incorporarse a los medios de la capital supieran información general sobre la provincia: vivienda, salud, educación, transporte, servicios comunales… Ahí entendí que no era una reunión para la cual yo estaba citada, porque yo no trabajo en un medio provincial, pero igual me interesaba conocer esa información, pensando en futuros trabajos para Cubaperiodistas u otros medios.

El funcionario del gobierno provincial que nos mostraba las cifras y trataba de explicarlas pasó por cada uno de estos renglones. Enseñaba tanto los números como las principales deficiencias. Y llegó el momento de la vivienda, “el principal tema de la capital”, es decir, uno de los más sensibles, polémicos, espinosos…

Yo, que no había sacado mi agenda para anotar porque espera llevarme la presentación que el funcionario mostraba, enseguida agarré el bolígrafo y me dispuse a tomar nota. Temía que me pasara como otras veces, que al final nos decían que no podían entregárnosla. En efecto, así fue.

Ante la pregunta de una colega sobre el origen de las cifras que nos mostraban llegó “la noticia”. Y ustedes para qué quieren saber eso, esta información no es para publicar. Esto no es una conferencia de prensa…son “conocimientos, nociones para que sepan por dónde anda la capital”.

Creo que no hace falta comentar mucho sobre las reacciones de mis compañeros. Yo, más que preguntarme por dónde anda la capital, me pregunté por dónde anda el periodismo.

Nos dijeron en aquella reunión instructiva que nos estaban ofreciendo datos que no eran públicos “por razones estratégicas y políticas”. Pero luego, ante el reclamo de quienes estábamos allí, nos orientaron que fuéramos a las direcciones provinciales, que allí nos darían esos mismos datos, que entonces, parece, ya no eran tan estratégicos.

Los funcionarios del gobierno de La Habana “no están autorizados” para dar esa información, sino las direcciones provinciales de salud, educación, vivienda…Que si nos trabábamos en esos lugares, llamáramos al gobierno y ellos tomaban las medidas. El único número que obtuvimos de este encuentro, fue el teléfono de la persona a quien debemos llamar cuando algún funcionario provincial se niega a conceder entrevistas.

Entonces, me pregunto esta vez: si el gobierno de una provincia no está autorizado para dar una información, ¿quién lo está? ¿Será que en otras provincias, como Artemisa, que transmiten en vivo las asambleas provinciales del Poder Popular, esos funcionarios si “están autorizados”?

Me vino a la mente ese comentario publicado en Sin secretismo, redactado por Arleen Rodríguez que, en los talleres creativos de Matanzas parafraseaba a una colega de ese lugar: “no me inviten a lugares donde no puedo publicar lo que oigo”. Será que aún no me he acostumbrado del todo a la dinámica que lamentablemente tiene esta profesión, pero no puedo evitar sentirme incómoda cuando escucho a personas que convocan a la prensa, les dan información y después nos dicen que no se puede publicar. Y, además, siguen culpando a las razones estratégicas.

Allí también nos dijeron que nosotros somos “la generación que puede cambiar la prensa en la capital”. Como si cambiar algo en la prensa fuera exclusivamente un problema generacional, como si ser “nativos digitales” bastara.

Nos dijeron que no estaban hablando de nosotros, pero que había algunos jóvenes que pensaban que el tan recurrente cambio, del cual hablan y hablan todos, tenía que venir de la mano con la hipercrítica. Pero el asunto es que, en esa reunión, ninguno de los recién graduados de periodismo habíamos mencionado la palabra crítica. Nosotros estábamos hablando de informar, estábamos reclamando un derecho que tenemos, no solo por nuestra condición de periodistas, también por ser ciudadanos de este país.IMG_0264.PNG

Advertisements

1 Comment

by | 2014-12-04 · 10:34 AM

One response to “ciudadanos ¿de qué país?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s